Posted on

Menos pan y más fruta

Evolución de la calorías no comidasMi peso de hoy es un pequeño paso atrás (88 Kg), aunque no un desaliento. En el artículo anterior ya mencioné los altibajos que sufre el peso normalmente. Lo importante es el largo plazo, así que no vamos a desesperar.

Lo que está claro es que con las cosas que ya no como (todas ellas dentro del grupo de alimentos muy grasos o con alto contenido en azúcares, como el chocolate, tartas o la bollería) no llego al límite que marca NoLoComas! para alcanzar el objetivo. Estoy convencido de que he mejorado bastante mis hábitos alimenticios, pero para perder peso no va ser suficiente. Hacer ejercicio ayudaría, pero reconozco que nunca tengo tiempo para eso. Voy a dar un paso extra y a dejar de comer el pan que normalmente ingerimos con la comida diaria. En mi caso, son unos 50 gramos de pan blanco, con el que además suelo untar un poco la salsa del segundo plato.

El pan no es un alimento tremendamente calórico, pero la combinación del pan con una salsa (que normalmente tiene base de aceite o nata) puede ser bastante peligrosa. Sólo los 50 gramos de pan sumarían unas 100 Kcal (y esto es un cuarto de una barra mediana). Con la salsa pueden ser 200 Kcal o más.

Quitar el pan tiene un efecto inmediato (al menos para mi): el hambre. Una comida sin pan se vuelve bastante más frugal. Terminas de comer y parece que no has comido del todo. Y a las 6 de la tarde te comerías un buen bocata. No es una buena idea quitar el pan de la comida y merendarse media barra de pan. Para saciar el hambre aprovecho y me como una manzana. Más fruta, menos pan. Creo que gano vitaminas y fibra, y mi cuerpo va a agradecérmelo.

Con la nueva fórmula estoy ya por encima de la línea de Kcal que debo dejar de comer cada día, por fin.

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0Share on LinkedIn
Linkedin
email hidden; JavaScript is required